Actualidad Educacion

SUPERPIOJOS:MITOS, REMEDIOS Y REALIDADES

El Jamelgo

Desde la Primera Guerra Mundial no hay tantos piojos y además, son más chungos que nunca: superpiojos (nos advierte el Centro de Entomología Médica, Investigación y Desarrollo de Insectos Limitados de Cambridge). La Universidad de Navarra a través del informe “Plan Cabezas Despejadas”(Manuela Prieto Mariscal), nos aclara varios puntos para acabar con la plaga.

La transmisión de la pediculosis (que es como se llama eso de tener piojos pero en fino) se da principalmente al entrar en contacto pelos de una cabeza con otra, esto les sale muy bien con una destreza y rapidez asombrosa, son como Spiderman.

Se da con menos frecuencia por uso compartido de gorras, diademas, bandas del pelo o incluso peines, pero no es descartable.

La mayoría de piojos que caen sobre los hombros, ropa, almohadas…etc están  muertos o  muy  cerca de estarlo, por lo que no suponen un riesgo destacable para el contagio.

No se trasmiten ni por el agua de las piscinas, ni por la arena, ni por el césped, ni mucho menos por el aire puesto que no saltan ni vuelan…sólo caminan.

Prevención:

-Revisión periódica de la cabeza de los niños, sobre todo en la zona cercana al cuello y                las orejas.

-Enseñar a los niños a que eviten el contacto cabeza con cabeza.

-Recoger  el pelo a los que lo tienen largo, y no compartir objetos que hayan estado en             contacto con el cabello.

– Lavar la ropa con agua muy caliente.

 

Tratamiento:

-El uso de lendreras ( el peinecito) no suele ser suficiente, luego es conveniente asistir              a un especialista para que le aplique un tratamiento; normalmente tópico( es decir   directamente sobre el cabello, o sobre el cuero cabelludo).

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter