El Arte de Escribir

ESTILO Y ESTILISTICA. LA CONCISIÓN

ESTILO Y ESTILISTICA. LA CONCISIÓN

En una película, estrenada en España hace unos treinta años, y titulada “Las vírgenes de Wimpole”, uno de los personajes decía:

Mis poemas, en un principio, los entendíamos Dios y yo. Ahora, solo los entiendo yo.

De nuestro Eugenio D’Ors se cuenta que, cuando terminaba de dictar a su secretaria, le decía irónicamente:

Vamos a leer esto a ver si ha salido lo suficientemente confuso.

Contra todo este confusionismo expresivo, cortina de humo de palabras con que el seudoescritor quiere ocultar a veces la vaciedad de su espíritu, nada mejor que escuchar lo que dijo el inmortal La Bruyere:

“¿Cómo?, ¿qué dice usted? No entiendo. ¿Querría usted repetirlo? Aún lo entiendo menos. ¡Ah! Ya me doy cuenta: usted, Acis, quiere decir que hace frío. ¿Y por qué no dice usted: “hace frío”? Si usted quiere decirme que llueve o nieva, diga: llueve, nieva. Que usted me ve con buena cara y desea felicitarme por ello, pues diga: le encuentro a usted buena cara. Pero -responde usted-, eso es muy sencillo y, además, cualquiera podría decirlo. ¿Qué importa, Acis? ¿Tan malo es que lo entiendan a uno cuando habla y hablar como todo el mundo? Una cosa le falta a usted, Acis, y a sus semejantes: ingenio … Esa es la causa de sus pomposos galimatías, de sus frases embrolladas y de todas esas palabras altisonantes que no significan nada.”

Lo dicho -téngase esto muy en cuenta- no quiere decir que la prosa no pueda ser poética. Significa que la belleza o la profundidad, en prosa, no dependen de las palabras, sino de los sentimientos o pensamientos que con ellas expresamos.

Segunda cualidad del buen estilo: la CONCISIÓN, en virtud de la cual sólo emplearemos aquellas -palabras que sean absolutamente precisas para expresar lo que queremos. Conciso no quiere decir lacónico, sino denso. Estilo denso es aquel en que cada línea, cada palabra o cada frase están preñadas de sentido. Lo contrario es la vaguedad, la imprecisión, el exceso de palabras; lo que vulgarmente se dice retórica.

”’La pesadez, la morosidad, el tempo lento -ha dicho Baroja-, no puede ser una virtud. La morosidad es antíbiológica y antivital”.

“Cuando se estudia fisiología -sigue Baroja- se ve que en el hay nervios con dos y tres y más funciones; no sé si por eso al organismo se le llama economía. Lo que no se ve jamás en lo vivo es que lo que se puede hacer rápidamente se haga con lentitud” ni que lo que pueda hacer un nervio lo hagan dos”.

“Con el tiempo, cuando los escritores tengan una idea psicológica del estilo y no un concepto burdo y gramatical, compreriderán que el escritor, que con menos palabras pueda dar una sensación más exacta, es el mejor”.
(Pío Baroja: La intuición y el estilo. Memorias.)

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter