El Arte de Escribir

CUALIDADES PRIMORDIALES DEL BUEN ESTILO. LA CLARIDAD

CUALIDADES PRIMORDIALES DEL BUEN ESTILO

CLARIDAD. – Significa expresión al alcance de un hombre de cultura media. Claridad, que quiere decir pensamiento diáfano, conceptos bien «digeridos», exposición limpia, es decir, con sintaxis correcta y vocabulario o léxico al alcance de la mayoría: ni preciosista ni excesivamente técnico

. Dicho de otro modo: un estilo es claro cuando el pensamiento de! que escribe penetra sin esfuerzo en la mente del lector. Porque se puede ser profundo y claro, y superficial y oscuro. Una cosa es la hondura de pensamiento y otra cosa muy distinta … el jeroglífico, el ‘crucigrama.

El secreto de la claridad no consiste sólo en que las ideas sean claras. Es preciso que la construcción de la frase responda al orden lógico-psicológico estudiado y que las palabras no sean rebuscadas.

A diferencia de la poesía, donde las palabras son protagonistas del verso, en la prosa, los vocablos han de ser simple vehículo del pensamiento, al servicio del mismo; vocablos que, siendo significativos, no sean excesivamente relevantes; palabras, en suma, transparentes.

¿Cuál es, entonces, la diferencia entre verso y prosa?, se preguntará. He aquí, como respuesta, lo que dice J. P. Sartre.

“El prosista escribe, es verdad, y el poeta también escribe. Pero entre estos dos actos de escribir sólo hay.de común el movimiento de la mano que traza las letras. Por lo demás, sus universos permanecen incomunicables y lo que vale para uno no vale para el otro. La prosa es por esencia, utiiitaria; y yo definiría gustosamente al prosista como un hombre que se sirve de las! palabras.”

“El arte de la prosa -sigue Sartre- se ejerce sobre el discurso, su materia es, naturalmente, significante: es decir, que las palabras no son, ante todo, objetos, sino designaciones de objetos … La prosa es una actitud del espíritu: hay pr-osa cuando … la palabra pasa al través de nuestra mirada como el sol al través del vidrio.”

Volviendo al problema de la claridad y porque en literatura también hay modas, más o menos pasajeras, recordemos unas cuantas frases que pudiéramos considerar como simbólicas del oscurantismo literario, de ese proponerse no ser claros a conciencia:

Se cuenta que, cierto día, el poeta francés Mallarmé -“simbolista”- decía al poeta José María de Heredia- “parnasiano”: Acabo de escribir una obra magnífica; pero no la entiendo bien y vengo a que usted me la explique.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter