Educacion

TIEMPO DE CALIDAD

TIEMPO DE CALIDAD

Es el debate del siglo XXI: ¿es mejor tiempo en cantidad con la familia o tiempo de calidad? Lo mejor es mucho tiempo y de calidad, pero como lo mejor puede ser enemigo de lo bueno, si no disponemos de demasiado tiempo, tenemos que conseguir que el que tenemos sea de calidad.

Para que el tiempo que la familia se dedica sea relajado es bueno tener la Sensación de haber ‘cumplido’ con lo asignado ese día cuando nos sentamos juntos. Es decir, a diario es poco probable que consigamos tiempo de calidad nada más levantarnos, porque las tareas pendientes son muchas. Pero sí podemos reservar un rato después de cenar, porque ya están terminadas casi todas las asignaciones de la jornada.

Si adelantamos la cena, dejamos algo más de tiempo disponible entre el final y la hora de acostarnos, de modo que, además de la lectura y el rato dedicado a la oración, caben minutos de felicidad en familia. Es el momento para charlar -que no sermonear-, para buscar un juego en familia que pueda resultar divertido y educativo,
para leer.

Cuando los niños aún son pequeños, leer en familia es un ejercicio que genera mucha unidad. Los pequeños sienten admiración por los mayores. Si los padres o los hermanos que ya sean capaces, leen en voz alta novelas aptas pero que los pequeños aún no podrían leer, despertarán su imaginación y su afición por la lectura.

Otra afición a la que no hay que tener miedo porque sirve para hacer familia es el deporte. La práctica de un deporte en familia genera puntos de cohexión muy fuertes entre sus miembros. Pero basta con disfrutar pasivamente del deporte -afición a un equipo o a una disciplina en particular- para que se generen también vínculos familiares. Así que una noche en que, los que tengan edad suficiente, se acuesten un
poco más tarde para ver a su equipo favorito en competición, no solo estamos disfrutando, sino que estamos estrechando lazos entre padres e hijos, entre hermanos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter