Educacion SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO

CUCHARA DE PALO EN LOS COLEGIOS DE SILICON VALLEY (¿NO OS HACE SOSPECHAR ALGO?)

El Jamelgo-

Hoy en día los colegios se llenan de ordenadores y dispositivos electrónicos que se nos venden – y se venden a los padres- como si fueran la panacea y la solución a gran parte de los problemas de asimilación y desarrollo de nuestros alumnos, como si lo importante fuera la máquina y no la mano que la usa. Algo tendrá de trampa-engaño-negocio-excusa…cuando los hijos de  los empleados de   “La Meca de la Tecnología”: Silicon Valley (Google, Yahoo, Apple, eBay, HP…) mandan mayoritariamente a sus hijos a escuelas (privadas que cuestan un pastón) que utilizan el método Waldorf; es decir, nada de aparatitos hasta por lo menos los 13 años. Pael, lápiz, libros de texto y materiales sencillos…

Las razones que esgrimen para ello son, entre otras, que:

“Se basa en el aprendizaje a través de la actividad física y de tareas manuales y creativas. Los niños de los centros Waldorf aprenden “haciendo”, ligando el conocimiento a actividades concretas que inciten su curiosidad y su felicidad por adquirir conocimientos”.

“La tecnología tiene que ver con el modo de pensar, y con cómo colaborar y comunicarse”.

“Las pantallas perturban el aprendizaje al disminuir las experiencias físicas y emocionales”.

“El 94% de sus alumnos acceden a la Universidad, y muchos de ellos acuden a centros de gran prestigio como Berkeley, Vassar y Oberlin”.

Podemos resumir el espíritu de este método en las declaraciones de un niño de 10 años al New York Times en las que señalo que  prefería aprender a escribir sobre papel para observar su evolución, lo que sería imposible si lo hiciera a través de procesadores de texto informáticos ya que, en estos programas, “todas las letras son iguales”.

Ahí lo dejamos como pincelada; que cada cual saque sus propias conclusiones.

 

 

 

 

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter