Educacion SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO

¿TANTO PARA ESTO?

El Jamelgo-

Llega la segunda cosecha del año -versión boletín de notas- y certificamos que, después de tropecientos planes de mejora, de múltiples cursillos de esto y de lo otro  que obligan a abandonar las aulas y a nuestros alumnos, de mil una noches de proyectos, de “días de”, de cooperativismo, de colaboracionismo, de pensamientovisiblismo y de otros muchos “ismos”…los buenos maestros sacan buenos resultados y los que no lo somos tanto cojeamos a la hora del rendimiento de nuestros cachorros.

Es algo tan simple y tan cotidiano que da hasta un poco de pavor el encararlo como verdad absoluta:”El maestro nace, no se hace”. Los que somos reguleros nos escudamos en que este o aquel sistema didáctico funciona o no, en que si los niños estudian o no, en que si en casa los apoyan o no, en que si la sociedad, la televisión, las maquinitas, los compañeros…Mientras alimentamos una y otra vez el pantagruélico monstruo de la burocracia educativa puesto que, mientras rellenamos un papelito tras otro, nos ahorramos la vergüenza  de analizar las causas y, lo que es más grave, las consecuencias de nuestra manifiesta mediocridad.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter