El Arte de Escribir

LUGAR DEL VERBO EN LA FRASE

Lugar del verbo en la frase.

No obstante lo dicho acerca del orden sintáctico, nos parece oportuno recordar que, en la frase unitaria, el verbo se coloca normalmente intercalado entre el sujeto y el complemento. En cuanto a estos dos elementos debe preceder el de mayor interés, y el otro colocarse al final de la frase. Lo que no es correcto en castellano es colocar el verbo al final de la frase. Esta construcción o es un «latinismo» o un «germanismo».

Veamos algunas posibles combinaciones entre los elementos de una frase unitaria:

Luis compró una bicicleta.

Luis una bicicleta compró.

Compró una bicicleta Luis.

Compró Luis una bicicleta.

Una bicicleta compró Luis.

Una bicicleta Luis compró.

En prosa moderna, todas las combinaciones son posibles … menos las que van en cursiva. La primera es la que obedece al orden sintáctico estudiado anteriormente.

La anteposición más característica y frecuente en el español es la del verbo, que tiende a ocupar el primer lugar de la oración.

«Con ello se consigue un efecto estilístico de mayor viveza, destacándose el valor de la acción que el verbo representa: LLEGO Pedro el primero (se destaca la acción de llegar). Este tipo de anteposición es muy frecuente y casi obligado en las frases interrogativas: «¿VENDRA usted mañana?» (Criado de Val: Fisonomía del idioma español.)

EJERCICIOS

Escriba las combinaciones posibles de las siguientes frases. Subraye
l
as incorrectas:

  1. Tu hermano llegará tarde.

  2. Traigo una pluma para tu padre.

  3. La película era estupenda.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter