Fútbol

GANAR, GANAR, GANAR… Y DE POSTRE, PAELLA

Como es habitual, Marcelino ha atendido este viernes a los medios de comunicación, en la previa del próximo partido entre el Valencia CF y el Sevilla FC en el Sánchez Pizjuán.

– Sobre si firmaría el empate ante el Sevilla, Marcelino ha sido tajante: “Firmamos ganar, porque es la aspiración y la ilusión con la que afrontamos todos los partidos… Da igual el rival, siempre queremos ganar, nuestro objetivo en Sevilla es ganar… Nuestra idea es ganar, porque queremos competir al alto nivel, jugamos ante un equipo de la Champions League, nosotros tenemos la ilusión de ser un equipo Champions y el partido es bonito, atractivo, ilusionante y nuestra intención es ir allí a ganarlo“.

– Además, como curiosidad, se le ha recordado que el Sevilla se juntó este jueves para comer una paella – hecho que se ha interpretado desde gran parte de la afición como un mensajito a la plantilla valencianista – y se le ha preguntado sobre si se le puede “atragantar” al equipo hispalense, a lo que el entrenador ha contestado con sorna: “Espero que les aproveche. Me gusta mucho la paella…, más la de Valencia que la de Sevilla“.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter