Deportes Fútbol

VA A DAR MIEDO

El Balonario-

Pavor sería el término que mejor defina lo que pueden sufrir los afortunados (ya dudo de calificarlos así) que vayan este verano a presenciar la fase final de la Copa del  Mundo de Fútbol por Selecciones -lo que siempre  hemos llamado “El Mundial”… así como de andar por casa-.

Uno, porque últimamente cuando rueda un balón a nivel internacional el paisaje se llena de cabestros.

Dos, porque en el país donde se celebrará (Rusia) justifican a sus cabestros patrios.

Tres, porque la manada de cabestros ya la lió con resultadomuertes en el último europeo.

Cuatro, porque ni FIFA ni UEFA hacen nada, o nada efectivo, para paliarlo.

Cinco, porque los clubes (o algunos clubes, no generalicemos) tampoco. Véase ayer el partido entre el PSG y los mesetarios.

Seis, porque pones en peligro tu vida, la de tus hijos, la de tus padres y la de todo el que comparta espacio en un estadio, o fuera de él, con semejantes cenutrios.

Siete, porque da la sensación de que alguien quiere que el espectáculo del fútbol se visione en las pantallas de televisión, donde el peligro más amenazante es que se te derrame la cerveza o se te caigan los panchitos mientras te publicitan constantemente el cerebro.

Ocho, porque a veces el fútbol, o este fútbol, o quienes manejan los hilos del fútbol, o quienes exprimen al fútbol y a sus aficionados…dan mucho repelús.

print
Comentarios

Buenos días


La ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre. (Jonathan Hennessey)

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

ES NOTICIA… México sorprende al campeón del mundo

A Kimmich se le iba cayendo el escudo de campeón del mundo. No lo tenía bien cosido a la camiseta o era una metáfora de lo que estaba ocurriendo en el Luzhniki, que fue la mismísima plaza del Zócalo por la irrupción atronadora de México en el Mundial. El equipo de Osorio, letal en el primer tiempo y sufrido en el segundo, montó una fiesta con mariachis y todo para celebrar su histórico triunfo ante Alemania (0-1), a la que nunca había ganado. Los germanos, que siguen en crisis, pagaron su fragilidad en el primer periodo, abrumados por la velocidad mexicana. Cuando recuperaron la pelota en el segundo tiempo, cuando buscaron la portería con su genética insistencia, a no tuvieron puntería ni demasiadas ideas. Y se la pegaron.

marca.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter