Uncategorized

FELICIDAD, ALEGRÍA , CONTENTO

H ay relación directa innegable entre felicidad, alegría y contento. La alegría no es un imposible necesario como algunos afirman. Si falta, hay un obstáculo en nuestra vida, en el hogar, o en el aula, que habrán de analizarse y superar. No somos un verso suelto, vivimos en comunidad, con nuestros familiares, amigos y compañeros, y para quienes nuestra alegría es un tesoro, y con cuya actitud y virtud hemos de impregnar todas las acciones de cada día. Reto que no ha de resultar imposible si profundizamos en la belleza y el bien que hay en las personas, la amistad, y las cosas mismas.

N ingún hombre puede vivir una existencia equilibrada sin alegría. Y, si trata de hacerlo, se verá más pronto que tarde en alguna senda intrincada y obscura, que diría Dante. Ya que, si no es el Bien la causa presente de nuestra alegría, -como advertía Tomás de Aquino-, es decir, una persona privada de alegría espiritual, se entregará su vida a los placeres carnales, materiales, propios del consumo. Sería una aventura tras de la apariencia, no tras de la realidad de la vida. a alegría no proviene directamente de un bien material, del placer sin más, sino de saber de lo esencial de la realidad de las cosas y tener un corazón enamorado. El placer como finalidad de la existencia no da nunca lo que promete a nadie; al contrario, produce el horror de la “adicción” que mata no solo el espíritu sino también el cuerpo.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter