Uncategorized

FELICIDAD, ALEGRÍA , CONTENTO

H ay relación directa innegable entre felicidad, alegría y contento. La alegría no es un imposible necesario como algunos afirman. Si falta, hay un obstáculo en nuestra vida, en el hogar, o en el aula, que habrán de analizarse y superar. No somos un verso suelto, vivimos en comunidad, con nuestros familiares, amigos y compañeros, y para quienes nuestra alegría es un tesoro, y con cuya actitud y virtud hemos de impregnar todas las acciones de cada día. Reto que no ha de resultar imposible si profundizamos en la belleza y el bien que hay en las personas, la amistad, y las cosas mismas.

N ingún hombre puede vivir una existencia equilibrada sin alegría. Y, si trata de hacerlo, se verá más pronto que tarde en alguna senda intrincada y obscura, que diría Dante. Ya que, si no es el Bien la causa presente de nuestra alegría, -como advertía Tomás de Aquino-, es decir, una persona privada de alegría espiritual, se entregará su vida a los placeres carnales, materiales, propios del consumo. Sería una aventura tras de la apariencia, no tras de la realidad de la vida. a alegría no proviene directamente de un bien material, del placer sin más, sino de saber de lo esencial de la realidad de las cosas y tener un corazón enamorado. El placer como finalidad de la existencia no da nunca lo que promete a nadie; al contrario, produce el horror de la “adicción” que mata no solo el espíritu sino también el cuerpo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter