Educacion

Y ESO DE LA LIBERTAD DE CÁTEDRA,¿CÓMO LO LLEVAMOS?

Corren tiempos revueltos para los maestros y los palos asoman por los cuatro puntos cardinales-añadimos el “arriba” y el “abajo”, con lo cual me salen seis-. La “libertad de cátedra”del profesorado (defendida y sostenida por la Constitución y por varias sentencias que crean jurisprudencia para todos los niveles educativos) está siendo amenazada por  los nuevos gurús de la nada y por los estandartes del “postureo” educativo. Ahora resulta que te encaminan en un método u otro- no teniendo en cuenta al profesor, ni siquiera a los resultados obtenidos- sino a la nueva moda de la “neuronada” y del” cooperanadismo”. Cualquier encorbatado que visite el centro representando  tal o cual editorial, te dicta las pedagogías a utilizar y te endosa toneladas de materiales (a costa de administraciones, padres, o centros); si encima tiene la habilidad de engatusar a las altas esferas  es casi seguro  que te los comes. Y si luego le preguntas: -“¿Pero tú de qué diste clase y en qué niveles?”- Te responde casi ofendido:-”Perdona, yo siempre he sido comercial”-. Así que no sabes qué vena cortarte primero.

Nadie defiende con el ahínco que se merece el que un profesor explique las tablas de multiplicar, el Imperio Romano o las subordinadas adverbiales…colgado de una lámpara, si así lo desea y los resultados son óptimos.  No, hay que ponerlos de cuatro en cuatro, o en fila de a uno, o por parejas…o como se le ocurra al iluminado de turno. No respetan nuestra profesión y los que menos la respetamos somos los propios docentes.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter