Actualidad

EL VAPEAR SE VA A ACABAR

La Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud alerta de la existencia de riesgos para la salud en los cigarrillos sin combustión y en los cigarrillos electrónicos.

Los productos de tabaco sin combustión, según la Comisión, “generan un aerosol que contiene nicotina en proporción igual o superior a los cigarrillos con combustión“, con lo que producen efectos fisiológicos y adictivos “equivalentes al tabaco por combustión“; mientras que los cigarrillos electrónicos contienen sustancias cancerígenas tanto en los líquidos como en el vapor.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica advierte de que los cigarrillos electrónicos pueden causar afecciones en los pulmones “muy parecidos a los causados por los cigarrillos normales“, ya que contienen una solución líquida que acaba convertida en vapor, y esta solución contiene propilenglicol (que produce carcinógenos, agentes potencialmente peligrosos que pueden producir cáncer) además de nicotina en diferentes dosis.

El tabaco sin combustión, por su parte, a diferencia de los cigarrillos electrónicos, sí utiliza hoja de tabaco y la nicotina se desprende en el vapor que genera el propio producto.

Así que ya sabéis, si queréis dejar de fumar, mejor masticar chicle, que lo de vapear parece que no funciona.

Lo de las caries y las visitas al dentista ya es otro cantar que daría para un artículo diferente…

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter