El viejo profesor

LA LETRA CON SANGRE NO ENTRA

EL VIEJO PROFESOR

LA LETRA CON SANGRE NO ENTRA

Si bien el español ofrece facilidades en su lectura por “se lee como se escribe”, no es menos cierto que la ortografía de algunas palabras es especialmente complicada. Para enseñar a escribir correctamente se han utilizado numerosos sistemas. Desde las repeticiones de antaño hasta métodos que permitían escribir con errores y luego han resultado funestos a la hora de corregir.

La profesora Vallet explica que, cuando los niños se inician en el mundo de la escritura, es muy difícil pensar que sean capaces de recordar las numerosas reglas ortográficas que rigern en nuestro idioma. Sin embargo, es muy importante que desde el principio sepan que hay palabras peculiares, palabras que hay que recordar porque se escriben de una manera especial.

Para palabras especiales, historias especiales. Esta es la estrategia empleada por Maite Vallet para enseñar ortografía desde el primer día. Mediante estrambóticos cuentos en los que aparecen las palabras con ortografía especial, esta pedagoga despierta la memoria de los alumnos que, el resto de su vida, recordarán que esos términos están ligados a las historias de ortografía dispar. De hecho, con este sistema que ella aplica con éxito, el que es el verdadero reto de maestros y profesores: que los alumnos se den cuenta en qué palabras tienen que dudar.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter