Educacion SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO

¿A QUE NO TIENEN “WEBS”?

El Jamelgo

¿A que no hay redaños a hacer una consulta (por no llamarlo referéndum) general a padres y profesorado  con respecto a la nueva ley educativa? Los políticos, unos tan ciudadanos, otros tan del pueblo y otros tan de las gentes de sus tierras… no sueltan la gallina de los votos de oro en un tema tan delicado  y tan fundamental como un sistema educativo. Lo dejan en manos de empresas piraña, de editoriales escualidoides y de sindicalistas –muchos de los cuales la última vez que entraron en un colegio a dar clase se escribía en tablillas de arcilla-. ¿Por qué no nos preguntan por jornada partida o continua, por la idoneidad de unos currículos u otros, por la lengua en que se ha de impartir las asignaturas, por los sistemas pedagógicos exitosos, por la idoneidad de más o menos proyectos o papeleos, de la efectividad de tal o cual modelo de programaciones? ¿Creen de verdad  que las empresas, las editoriales o los que sobreviven gracias a las subvenciones -cada uno tiene sus intereses y no son precisamente “educativos”- van a dar un diagnóstico más acertado que los padres y los profesores?

Lo tienen chupado, el censo está hecho debido a las elecciones de los consejos escolares. ¿A que no tenéis webs?

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter