El viejo profesor

¿SON NUESTROS HIJOS SOCIABLES?

En su libro Educar para la convivencia (Palabra), José Fernando Calderero aporta, desde su
experiencia académica y personal, algunas de las claves sobre cómo fomentar en los hijos
el buen uso de su libertad y conseguir que se socialicen sin problemas.
• Una condición sin la cual será imposible obtener algún resultado es que ellos, los niños,
vean hecho realidad en nuestra conducta diaria aquello que pretendemos inculcarles. EJEMPLARIDAD

• Una disciplina razonable es imprescindible para que los niños tengan buenos modales. DISCIPLINA.

• Es preciso considerar, no solo en teoría sino en la práctica, que cada hijo tiene una personalidad propia, con unas virtudes y unos defectos personales. PERSONALIDAD

• La sociabilidad comienza desde los pocos meses. Los niños que habitualmente ven pocas caras nuevas suelen ser más retraídos y luego, de mayores, les cuesta más la relación con las personas. SOCIABILIDAD

• Una de las claves del aprendizaje es la imitación. Sin darnos cuenta nos imitan en todo. IMITACIÓN

• Será atento si desde bien pequeño le ayudamos a que adquiera el hábito de observar. En los tres primeros años de la vida de un niño se produce el despertar de los sentidos y es un momento especialmente adecuado para desarrollar la capacidad de observación. OBSERVACIÓN

• Los cinco o seis años primeros de la vida de un niño son el periodo más fecundo en el aprendizaje. Es la época de sentar las bases.

José Fernando CALDERERO
Decano de la Facultad de Educación de la Universidad Internacional de la Rioja

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter