A CONTRACORRIENTE

LOS BENEFICIOS DE LA INDEPENDENCIA

A COTRACORRIENTE

ENRIQUE ARIAS VEGA

A contracorriente

Los beneficios de la independencia

Enrique Arias ¬Vega
Los independentistas catalanes han puesto en circulación una decena de artículos, opiniones e informes internacionales según los cuales Cataluña ganaría económicamente si se independizase de España. Es decir, si deja que otros, como Ourense o Cáceres, se las compongan por sí mismos.

Es un buen argumento de egoísmo insolidario. Como si Texas decidiese que le importa un pito lo que suceda en Nebraska o Carolina del Norte y se ahorrase de paso colaborar con un ejército que defiende las libertades de Occidente, incluidas las suyas.

Se trata del mismo razonamiento supremacista que podrían utilizar todas las regiones ricas —ricas, a costa de las inversiones, infraestructuras y recursos humanos recibidos en detrimento de otras comunidades menos favorecidas—, desde Zurich, en Suiza, a Groningen, en Holanda.

De ser cierto, no les faltaría razón. Es la misma justificación que emplean minúsculos paraísos fiscales, cuya independencia política les permite blanquear el dinero del narcotráfico o del terrorismo, sin ningún control internacional. También es la razón del ostentoso bienestar de los emiratos del Golfo Pérsico, que si tuviesen que compartir su fabulosa riqueza con las regiones árabes desfavorecidas solucionarían muchas de las tragedias humanas que secularmente existen en Oriente Medio.

En el fondo, se produce una lógica perversa de supremacismo en la insolidaridad: “es que nosotros somos superiores y nos lo merecemos; que hubiesen hecho como nosotros los demás y veríamos qué les habría pasado”.
Éstas son, pues, las coordenadas en las que se enmarca la escasa decena de estudios abstractos sobre la ventaja de una teórica independencia de Cataluña, si ésta existiese ya o se alcanzase de forma natural y armónica.
Pero tales supuestos no se dan. Nadie, pero nadie, ni en Europa ni en ninguna parte, estaría dispuesto a que unos pocos viviesen mejor a costa de los demás, ni que los ricos decidiesen pagar menos impuestos que los pobres, ni que los beneficios de la solidaridad interterritorial fuesen barridos por el egoísmo excluyente de quienes aspiran a ser superiores.

Y, como esto no se da, no hay pues ventaja que valga, aún en el caso de que fuesen ciertos esos reduccionistas y falsos estudios sobre los presuntos beneficios de una idílica situación de independencia.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter