El viejo profesor

SI TODO VA MAL…

EL VIEJO PROFESOR

Si todo va mal…

•• Si ya hemos empezado a educar según el modelo el castigo o, al contrario, sin normas: cualquier momento es bueno para corregirnos, pedir disculpas a nuestros hijos y volver a empezar.

•• Si un hijo infringe una norma o supera un límite tan grave que no ló teníamos establecido previamente: se actúa de inmediato y se explica que el comportamiento es muy grave. Pero si constatamos que nuestra reacción está movida por la pasión, conviene marcar bien que estamos enfadados pero posponer el establecimiento de una consecuencia hasta un momento en que estemos más relajados.

•• Ante las faltas constantes: hay edades, como la adolescencia, en las que merece la pena pasar por alto las transgresiones de límites en algunas ocasiones puntuales para evitar un excesivo deterioro de las relaciones. Todos fuimos adolescentes.

•• Ante una patente falta de responsabilidad: lo recomendable es acudir siempre a un especialista. Los colegios suelen tener buenos equipos de orientación. También se puede recurrir a algún gabinete de orientación familiar para resolver los
problemas con implicación de todos los miembros del hogar y recuperar las vías de comunicación.

(Hacer Familia, abril de 2016)

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter