Educacion

SE DESVELÓ EL MISTERIO

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte hacía pública en el BOE del pasado 30 de enero la Orden para regular las pruebas de la Evaluación Final de Educación Secundaria Obligatoria para el curso 2017/2018 (y que se celebran en 4º de ESO),  para tan sólo unos días después, el 3 de febrero, publicar otra en el mismo medio oficial corrigiendo errores en la misma.

Literalmente, la Orden del 3 de febrero decía:

                Donde dice:

                «Artículo 9. Fechas de realización. Las pruebas correspondientes a la evaluación de Educación Secundaria Obligatoria se llevarán a cabo en el último trimestre lectivo del curso 2017/2018.»

                Debe decir:

                «Artículo 9. Fechas de realización. Las pruebas correspondientes a la evaluación de Educación Secundaria Obligatoria se llevarán a cabo preferentemente en el último trimestre lectivo del curso 2017/2018.»

Algo, a simple vista, anecdótico y que llamaba la atención por lo aparentemente poco importante de la aclaración. Y digo “aparentemente” porque, de repente, de la noche a la mañana, el misterio de tan irrelevante puntualización ha quedado resuelto.

Resulta que nuestros amigos catalanes están realizando sus propios exámenes casi mientras escribo este artículo (sus pruebas se realizarán entre los días 6 y 7 de febrero).

No seré yo el que insinúe que el Ministerio incluyó su “corrección” a la Orden del 30 de enero para evitar un conflicto con la Generalitat; ni tampoco seré yo quien critique que el contenido de los exámenes catalanes sea distinto al que prevé el Ministerio de Educación para el conjunto del resto de España (Los estudiantes catalanes llevan a cabo una prueba del ámbito de Ciencia y Tecnología – no prevista por el Ministerio – mientras dejan de realizar una sobre competencia Social y Cívica – Geografía e Historia – con la que la Generalitat no cuenta). Incluso puede que lo de “preferentemente en el último trimestre” de la Orden del 3 de febrero sea un gesto para permitir encajar las pruebas catalanas en el calendario estatal; tendría sentido, pero allá cada cual.

Lo único de todo ello que me mosquea, y mucho, es que a nadie – ¿a nadie?, ¿de verdad? – le haya llamado la atención que unas pruebas destinadas a evaluar el nivel académico al final de la Educación Secundaria Obligatoria se lleven a cabo cuando todavía quedan prácticamente dos trimestres para que termine el curso.

¿Qué pasa entonces? ¿Estamos transmitiendo que los alumnos de 4º de ESO ya han aprendido todo lo que deberían saber? ¿Los profesores que imparten clases en ese curso ya se pueden relajar? ¿Les damos vacaciones? ¿Esos exámenes son finales pero no lo son? ¿Valen realmente para algo? ¿Son otra pantomima más de la Administración?

Las respuestas que se me ocurren a todo un montón de preguntas parecidas me preocupan por lo ridículas – pero viables – que me parecen, y porque me hacen concluir que la Educación en este país todavía no se ha tomado en serio.

Pero bueno, sólo se trata de una opinión, mi opinión.

Ellos que sigan inventándose cosas para marear al personal y sacándose MIRs de la manga…

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter