Educacion

SE APROVECHAN DE NOSOTROS (OTRA MÁS PARA EL DEBATE)

A las puertas de una nueva reforma educativa pintan bastos.  Se barrunta, y en algunas comunidades patrias ya están realizándose protestas (Asturias por ejemplo), un aumento de la jornada lectiva y, parece ser, que los derroteros que se intuyen en la nueva ley andan un poco lejos de un enfoque que  de veras  acabe con los problemas educativos de nuestro país. Se habla de un MIR para maestros, lo que retrasaría la incorporación efectiva de nuestros nuevos compañeros un par de años; nos quieren hacer similares a los médicos, perfecto: páguennos como a ellos; nos quieren hacer expertos en programación informática a costa de nuestro tiempo y de nuestra dedicación a nuestras materias, perfecto: dennos recursos y libérennos de papeleos inútiles para mayor gloria de una administración pantagruélica e incompetente; nos quieren hacer políglotas: empiecen  ustedes que se dominan un inglés (en su inmensa mayoría)   que haría sonrojar a Tarzán de los monos y a la mismísima Chita ( Yo Tarzán, tú Chita). Nos “aconsejan” dar las clases de tal o cual modo y nos obligan a programar al minuto a un curso vista, siendo ambas cosas claramente divergentes. Se aprovechan porque muchos de nosotros somos vocacionales y creen que por esa causa no vamos a levantar la voz, porque  tienen domesticados a nuestros representantes  con las malditas subvenciones, porque no somos un cuerpo corporativista sino todo lo contrario, porque permitimos que no le den a nuestro trabajo la importancia, casi vital en un país, que merece… porque a pesar de todo, merece la pena.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter