Fútbol

LEÓNIDAS JUGARÍA EN EL VALENCIA

Si habéis visto la película 300, recordaréis la historia de Leónidas, el rey de la pequeña ciudad griega de Esparta que, con tan solo trescientos hombres, le plantó cara al todopoderoso ejército persa del rey-dios Jerjes.

Salvando las distancias, lo de ayer en el Camp Nou me recuerda mucho a lo sucedido en las Termópilas.

El Valencia se presentó “prácticamente” con lo puesto para enfrentarse a un Barça intratable que desplegó sobre el césped todo su arsenal y que no se guardó nada en el armario. El entrenador culé sólo dejó en el banquillo a Ter Stegen, supongo que porque aunque es un puesto ingrato (que se lo pregunten a Sergio Rico), también es uno de los más “inamovibles”, y hubiese quedado muy mal sentar a Cillessen una vez que ha sido el holandés el portero elegido para jugar los partidos de Copa.

Sea como sea, el Valencia le plantó cara a un Barcelona que echó mano, como decía, de todas sus estrellas y que sólo pudo ganar por la mínima en su casa con la inestimable ayuda de la actuación arbitral (¿Hasta cuándo vamos a estar pagando por el no gol de Messi?).

Lo bueno es que aún queda el partido de vuelta, que jugamos en casa, que el resultado es corto y remontable, que recuperamos jugadores; y que – salvando las distancias otra vez – nosotros somos más de Esparta que de Persia y nos vamos a dejar la vida, como Leónidas, para pasar.

Partidazo nos espera.

¡¡Aú, aú, aúúú!!

Fdo. Un valencianista desinteresado.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter