Educacion

Y A NOSOTROS, ¿QUIÉN NOS HA PREGUNTADO?

Luis G. del Real

Si el ministro Méndez de Vigo  creía que su original idea de crear un MIR para docentes iba a ser bien acogida en el seno educativo, no podía estar más equivocado.

Desde la  Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de la Educación (STE) dicen que “es una medida poco estudiada y que esconde una precarización de la profesión”, así como que “propuestas así no pueden salir sólo de la clase política”.

También desde la Coordinadora de Representantes de las Universidades Públicas (CREU) se ha sido muy crítico con la propuesta ya que “no se considera que haga falta un MIR como el de los médicos: son cuestiones muy diferentes las que desarrollan unos y otros”.

De momento, lo que propone el Ministerio es que la fase de formación conste del Grado (y del Máster correspondiente para el profesorado de Secundaria), a lo que seguirían entonces los dos años en “prácticas”; tras los cuales, y sólo entonces, los aspirantes podrían acceder a la “oposición” que evaluaría la aptitud pedagógica de los mismos.

En mi humilde opinión, la conclusión inmediata y simple de todo ello es que lo que se pretende es retrasar en dos años el acceso de los futuros docentes a su puesto de trabajo – porque si de lo que se trata es de tener buenos profesionales de la enseñanza, ¿no sería más lógico mejorar su preparación universitaria o cambiar las pruebas selectivas (oposiciones) actuales y adaptarlas hacia ese modelo a conseguir?

Parece ser que no.

Pues nada, que sigan inventando a nuestra costa y sin tenernos en cuenta.

(Y luego dicen que esto es fácil…)

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter