Fútbol

¡A POR ELLOS, OÉ!

¡A por eeeellooos, oooééééé´! ¿Qué somos, hombres o ratones? ¡Espartanos, aú, aú, aúúúú!… Esas y muchas otras cosas parecidas son las que se me ocurren tras conocer que nuestro rival en Copa será el Barça.

¿Miedo? Ninguno.

¿Ilusión? Toda la del mundo.

El calendario ha querido que en los cuatro próximos partidos nos enfrentemos al Madrid, al Barça, al Atlético y al Barça de nuevo; y, lejos de provocarme pánico, lo que me produce es una sensación cercana al éxtasis.

¿Que podemos palmar los cuatro? Entra dentro de lo posible. ¿Que podemos ganarlos? También… Tenemos equipo para hacerlo, que no lo dude nadie.

Así que, mientras esperamos, disfrutemos pensando en los partidazos que nos esperan.

Por lo pronto yo casi que ya me meto hasta de entrenador y le hago la alineación a Marcelino para el partido del Madrid: un 4-1-4-1 – con Kondogbia más retrasado por si tuviera que echar una mano a los centrales – que podría convertirse en un 4-4-2 si Coquelin responde.

Ahí lo dejo.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter