Uncategorized

¿QUIÉN DIJO QUE IBA A SER FÁCIL?

Pasamos. Ya estamos en semifinales. Tuvimos que jugar 180 minutos más una prórroga y llegar a la lotería de los penaltis, pero lo hicimos.

Misión cumplida.

El Valencia hizo los deberes, y eso a pesar de que muchos “de los nuestros” no esperaron ni a que los jugadores salieran de la ducha tras el partido para lanzar todo tipo de improperios al equipo.

Que si el entrenador se equivocó en el planteamiento, que si el juego fue penoso, que si los jugadores no rindieron

Por un lado, está bien ver lo negativo – la crítica es lo que te hace mejorar en todos los aspectos de la vida – pero, por otro, también es de ley reconocer el trabajo, el esfuerzo y, sobre todo, el “crédito” de esta plantilla que nos está dando tantas satisfacciones este año.

Si por un partido malo somos capaces de “rebajarle el precio” a Guedes, despreciar el hat-trick de Vietto o desahuciar a Zaza (por ejemplo), ¿con qué argumentos seremos capaces, luego, de defender a nuestro Valencia cuando son “otros” los que lo critican?

Seamos coherentes.

¿El conjunto pudo jugar mejor? Sí. ¿Podían haber goleado al Alavés? Sí. ¿Podíamos haber finiquitado el partido antes de llegar a los penaltis? También.

Pero el partido fue el que fue. El Alavés jugó como si estuviera jugando… ¿cómo lo diría?… ¿La Copa?

Pues claro. Los vitorianos tenían, por lo menos, la misma ilusión que nosotros por pasar a “semis” y plantearon un encuentro para llevarse la eliminatoria. Jugaron con intensidad y les “salió” un gran partido. De hecho, pudieron clasificarse. No habría sido una sorpresa.

El mérito del Valencia, por tanto, fue el saber contener su juego, el rehacerse cuando estaba “fuera” y, en definitiva, ganar.

¿Puede parecerle poco a alguien? El contestar que sí sería lo mismo que ningunear al Alavés y, francamente, después de lo mucho que algunos se empeñan en “ningunearnos” a nosotros, yo no estoy por la labor.

El Alavés hizo una gran eliminatoria y jugó muy bien sus cartas.

El Valencia, por su parte, hizo lo que tenía que hacer y ganó.

Debería ser suficiente.

PD: Los que pensaron que esto iba a ser fácil, que le pregunten al Madrid cómo le fue contra el Leganés.

 

Fdo. Un valencianista desinteresado

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter