El Arte de Escribir

ESCRIBIR PARA EL HOMBRE (2)

EL ARTE DE ESCRIBIR

LO NARRATIVO Y LA NOVELA.
Naturalmente que escribir para el pueblo no significa dirigirse a una determinada clase social. Significa -y así lo ha dicho Machado- escribir para el hombre. Tan minoritario es el escritor que sólo se dirige a los intelectuales, como el que sólo piense, valga el ejemplo, en la clase obrera.

El destinatario de la creación literaria, el lector, necesita que se le hable en tono humano. Y lo humano, salvo pequeños detalles de exotismo ambiental, se repite en todas las latitudes. Los estados de ánimo son siempre y en todas partes los mismos -con leves matices diferenciales-: el amor, el odio, la maldad, la bondad, la ira, el miedo, el valor, la avaricia …
Para el hombre, pues, ha de escribir el escritor -para todos y para cada uno-, no para esta clase social, ni aquella minoría profesional. Una cosa es que el protagonista de un relato sea un catedrático o un minero y otra muy distinta el que la narración esté concebida y realizada «sólo para» catedráticos o para mineros.

Hay que evitar, por consiguiente, tanto lo que Machado llamaba el «señoritismo» literario como el puro y simple «obrerismo».

El narrador, en primer término, narra para sí, para satisfacer su elemental necesidad de contar una historia. Y a quien hay que contarle nuestro relato no es a éste ni a aquel individuo, sino a todos los hombres..
El estilo narrativo, así concebido, es uno de los secretos o claves del éxito de los grandes narradores. Su obra perdura y se extiende, venciendo al tiempo y al espacio, porque ellos, los grandes, no fueron cortesanos ni gregarios. Fueron sencillamente, humanos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

Consigue tu polo conmemorativo del Centenario del Valencia CF

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter