El Arte de Escribir

ESCRIBIR PARA EL HOMBRE (2)

EL ARTE DE ESCRIBIR

LO NARRATIVO Y LA NOVELA.
Naturalmente que escribir para el pueblo no significa dirigirse a una determinada clase social. Significa -y así lo ha dicho Machado- escribir para el hombre. Tan minoritario es el escritor que sólo se dirige a los intelectuales, como el que sólo piense, valga el ejemplo, en la clase obrera.

El destinatario de la creación literaria, el lector, necesita que se le hable en tono humano. Y lo humano, salvo pequeños detalles de exotismo ambiental, se repite en todas las latitudes. Los estados de ánimo son siempre y en todas partes los mismos -con leves matices diferenciales-: el amor, el odio, la maldad, la bondad, la ira, el miedo, el valor, la avaricia …
Para el hombre, pues, ha de escribir el escritor -para todos y para cada uno-, no para esta clase social, ni aquella minoría profesional. Una cosa es que el protagonista de un relato sea un catedrático o un minero y otra muy distinta el que la narración esté concebida y realizada «sólo para» catedráticos o para mineros.

Hay que evitar, por consiguiente, tanto lo que Machado llamaba el «señoritismo» literario como el puro y simple «obrerismo».

El narrador, en primer término, narra para sí, para satisfacer su elemental necesidad de contar una historia. Y a quien hay que contarle nuestro relato no es a éste ni a aquel individuo, sino a todos los hombres..
El estilo narrativo, así concebido, es uno de los secretos o claves del éxito de los grandes narradores. Su obra perdura y se extiende, venciendo al tiempo y al espacio, porque ellos, los grandes, no fueron cortesanos ni gregarios. Fueron sencillamente, humanos.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter