Uncategorized

MARCELINO TIENE MUCHA CULPA

Cada partido del Valencia me sabe a poco. Siempre quiero más. Y no, no es porque espere algo diferente de los jugadores sino porque no me canso de verlos jugar.

Cada encuentro es una emoción distinta. Cuando no sorprende Kondogbia mandando en el centro del campo, te marca Parejo una falta de cine. Si Guedes no desborda como el correcaminos, Vietto te hace un hat-trick. ¿Que Zaza no se deja el alma en el partido? Pues va Rodrigo y te los mete de todos los colores…

Y me pasó hasta el día del Alavés en Copa. Disfruté sufriendo con la remontada porque, en el fondo, sabía que el equipo iba a responder tarde o temprano. Es lo que pasa cuando una plantilla transmite la confianza que transmite el Valencia este año.

Supongo que muchos coincidimos en eso.

Pero es que también me gusta escuchar a Marcelino. Cada vez que da una rueda de prensa intento no perdérmela porque, para mí, no tiene desperdicio. Y no sólo por lo que dice sino, sobre todo, por cómo lo dice. El asturiano destila coherencia con cada palabra que pronuncia y se nota que él es el primero que está convencido de lo que dice. Siempre desde la humildad y el respeto hacia los demás, siempre con los pies en el suelo, habla de competir al máximo nivel, de intensidad, de concentración, de ambición, de mejorar el juego… Y con cada declaración, a mí me gana un poco más.

Reconozco que estoy totalmente enganchado a este Valencia en el que los jugadores me emocionan con cada partido. Estoy enganchado a su juego, estoy enganchado a su alegría, estoy enganchado a su actitud, estoy enganchado a sus ganas…

Pero también debo reconocer algo más que es igual de importante…

…, que Marcelino tiene mucha culpa de ello.

Fdo. Un valencianista desinteresado.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter