Fútbol

¡BALONES A GUEDES!

Tarde o temprano había que hacer un partido malo, y el destino quiso que fuese el de la ida de los cuartos de la Copa del Rey.

La cosa pintaba mal tras los primeros 45 minutos contra el Alavés.

El Valencia no funcionaba y parecía más el equipo visitante que el local; tanto, que hasta los vitorianos se dieron cuenta de ello y se atrevieron a jugar sus cartas.

Así, en la segunda parte, Sobrino marcaba un tremendo chutazo desde fuera del área – algunos dirán que Jaume podría haber hecho algo más – para confirmar que anoche no era la noche.

El miedo se metía en el cuerpo de los aficionados y hasta en el del mismísimo Marcelino, que veía a los suyos vagar por el campo más perdidos que los walking dead .

Algo había que hacer.

Y entonces apareció Guedes. El portugués, que juega siempre al mismo ritmo (el suyo), se inventó un gol de esos que rebotan en el portero y se meten en la red casi de broma pero que valen tanto como los demás y puso el empate en el marcador e hizo que los valencianistas empezáramos a creer que, a pesar de todo, aún podíamos sacar algo bueno del encuentro.

Finalmente, Rodrigo marcó  el definitivo 2-1 en el minuto 81 y transmitió tranquilidad de cara al partido de vuelta en Mendizorroza.

Lo mejor que podía pasar.

Jugamos mal, muy mal, casi como para decir que no se puede jugar peor. Con todo, lo positivo es que seguimos vivos y que, a poco que el equipo recupere su juego – ese que llevamos viendo toda la temporada -, no debería haber problemas para pasar la eliminatoria.

De todas formas, si volviéramos a vernos en otra parecida, yo lo tendría claro. Como decía el entrenador de Will Smith en El Príncipe de Bel-Air cuando quería ganar un partido: “¡Balones a Will!”… Perdón, quería decir: “¡Balones a Guedes!”

Fdo. Un valencianista desinteresado.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter