Fútbol

… Y ME CUENTO VEINTE

El fútbol no deja de sorprenderme.

En el tramo final del partido entre el Nantes y el PSG, un jugador del equipo que entrena Claudio Ranieri (viejo conocido de la afición valencianista) tropezó involuntariamente con el árbitro. Toni Chapron, que así se llama el colegiado, cayó al suelo y desde ahí le soltó una patada a Diego Carlos y luego le mostró una segunda tarjeta amarilla y la consiguiente roja y expulsión ante el asombro general de cuantos asistían al encuentro.

El Nantes se quedó así con diez jugadores en los últimos minutos del choque que ganó el Paris Saint Germain por 0-1 con el gol del argentino Ángel di María.

Ante el gravísimo incidente, La Dirección Técnica de Arbitraje (DTA) ha decidido suspender indefinidamente al colegiado y el caso se remitirá ahora al Comité Disciplinario de la Liga, que deberá abrir una instrucción.

Más que un partido de fútbol, lo del Nantes y el PSG se pareció más a una partida de parchís: “Te como, te mando a la casilla de salida y me cuento veinte”. ¡Con un par!

Sólo faltaba que al árbitro en cuestión lo hubiesen pillado cargado con bolsas de regalos del PSG a la salida del estadio, ¿que no?

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter