Fútbol

MERENGUE EN 6 LÍNEAS (IMPOSIBLE MÁS)

1. “Guedes ya es del Madrid. El PSG lo quiere vender por 70 kilos y dan igual las negociaciones entre Lim y Al-Khelaifi. El jugador vestirá de blanco el año que viene”.

2. “Kondogbia se va a China sí o sí, da igual que haya un acuerdo entre clubes para que el Valencia pueda comprarlo a final de temporada”.

3. “Gayà se irá a la Juve, da igual que el jugador no haya dicho pío”.

4. “El Madrid es primero de la Liga, da igual que los resultados digan otra cosa. Si sólo contamos los marcadores de las primeras partes, les sacamos muchos puntos a los demás”.

5. “El Madrid es el primero de la Liga si quitamos al Barça, al Atlético y al Valencia; da igual que el resto del mundo se ría”.

6. “El Valencia está fuera de la Copa del Rey, da igual lo que opinen los chés. Si su escudo no aparece entre los clubes clasificados, no juega”.

No me he vuelto loco, no.

En 6 líneas he intentado reflejar lo que sienten los madridistas hacia el Valencia. Y no, no es broma.  Cada uno de los argumentos está extraído de medios considerados merengues;  cada uno mejor que los demás.

La cosa sería preocupante si no fuera tan descabelladamente hilarante.

Reflexión: Va a resultar que les está haciendo pupita que nuestro equipo (al que normalmente ignoran) se esté saliendo este año… ¡Qué gozada, por Dios!

Fdo. Un valencianista desinteresado.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter