El viejo profesor

YOU WON!

EL VIEJO PROFESOR

YOU WON!

La práctica de los juegos de azar está muy presente en nuestra sociedad. La facilidad para acceder al juego, la inmediatez de la recompensa y la falsa sensación de control del sujeto sobre sus resultados hacen que el juego suponga una conducta con riesgo de transformarse en adictiva.
El término “apuestas online” ha comenzado a sonar mucho a nuestro alrededor. Vemos carteles en las paradas de autobús, publicidad en equipos de fútbol del más alto nivel como el Real Madrid o el Bayern de Múnich y a deportistas famosos como Rafa Nadal o Cristiano Ronaldo anunciando sus promociones.
Se estima que en 2011 había en España 195.000 jugadores online. Esta cifra ha crecido hasta 1.500.000 a finales de 2014. Es cotidiano meternos en cualquier diario deportivo en sus versiones digitales y leer mensajes publicitarios como “¡Apuesta!”, “Haz clic y gana 250 tiradas gratis” o “Apuesta 7 euros y gana 7O millones de euros”.
Actualmente existen diferentes modalidades de juego como el póker, bingo, juegos de casino, apuestas y concursos. Si intentamos establecer una tipología de juegos en línea, podemos distinguir entre los recreativos (de destreza, de suerte o que combinan ambos factores) y los de azar, donde suele existir una recompensa económica que depende por completo de la suerte.
Si alguien apuesta y no le genera problemas, tiene suerte (más aún que cuando gana una apuesta). Sin embargo, si apostar genera problemas, puede que padezca el llamado “Trastorno por juego de apuestas” (Internet Gambling Disorder).

¿CUÁNDO HAY UN PROBLEMA?

1. Cuando genera problemas académicos.
2. Cuando genera problemas económicos.
3. Cuando las relaciones sociales se ven alteradas.
4. Cuando la persona siente deseos irresistibles de apostar.
5. Cuando surge la irritabilidad en el momento en que no puede apostar.
6. Cuando no es consciente de haber perdido el control.
7. Cuando se siente atrapado.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter