El viejo profesor

¿NUESTRO HIJO ES UN ADICTO?

EL VIEJO PROFESOR

 
Las (ya no tan) nuevas tecnologías poseen un enorme potencial comunicativo y educativo y también conllevan algunos riesgos. La libertad de acceso a Internet nos ofrece gran cantidad de contenidos y servicios, entre los que figuran las redes sociales.
Un objetivo cada vez más habitual en el ámbito familiar es analizar los riesgos y consecuencias con el fin de anejarlas lo antes posible. Sin miedo a lo nuevo, con la ilusión de obtener beneficios de todo lo que nos ofrecen. En España, se estima que entre el 3,7% Y el 9,9% de los usuarios de Internet hace un uso problemático, especialmente entre los jóvenes.
Para los adultos, la red se ha convertido en el medio a través del cual podemos mantenernos al corriente de las noticias en todo el mundo, 24 horas al día y en tiempo real. Además, nos brinda la posibilidad de expresar nuestras ideas, participar de las opiniones de otros o ser aceptados.
Para los jóvenes, un fenómeno que se está dando cada vez más es el ‘valgo los likes que tengo’. De esta manera, terminan modulando lo que quieren escribir en Facebook, subir a Instragram o Snapchat, para obtener y aumentar la aceptación social. Si no sigues a youtubers como AuronPlay’, ‘Wismichu’ o ‘El Rubius’, posiblemente, no puedas seguir conversaciones entre adolescentes entender algunos comportamientos o expresiones.
¿Por qué ocurre esto? Internet y el móvil podrían compararse con las propiedades reforzadoras de las sustancias adictivas. Aportan inmediatez, sincronía,
anonimato, aumentan la capacidad de socializar y sentirse miembro de un grupo, permiten la construcción de identidades, el bienestar psicológico, la accesibilidad y la comunicación mediante la escritura, menos estresante
que el ‘cara a cara’.

¿CUÁNDO HAY UN PROBLEMA?
1. Cuando se despiertan, ¿lo primero que hacen es conectarse?

2. Cuando no tienen acceso a la red, ¿piden otros
dispositivos? ¿Sienten nerviosismo o ansiedad?

3. Cuando alguien los sorprende online, ¿se desconectan, cambian la pantalla,
esconden el dispositivo, para que no ‘los pillen’?

4. ¿Han reducido su número de amigos y contactos sociales reales?, ¿y el número
de actividades?, ¿y el trato con su familia?

5. ¿Han reducido su rendimiento en el estudio o trabajo por conectarse?

(Fuente:Hacer Familia, octubre 2016)

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter