Deportes

LOS CUARENTA PRINCIPALES

El Balonario

Cuarenta puntazos como cuarenta soles, puestos en fila son muchos. Consistencia, orden, efectividad  y ganas de jugar a fútbol; todo esto cimentado en hacerse con un estilo reconocible y agradable para la grada. Los que le ponen la etiqueta de “equipo revelación” demuestran tener muy corta la memoria, el VCF no lo es, es un grande que recupera su sitio y que, además, está reforzándose para anclarse en él e ir superándolo a lo largo de las jornadas y de las temporadas, estamos hablando de un proyecto a medio plazo al que los primeros resultados se han adelantado de una manera, si no sorprendente sí maravillosa.

Ha habido de todo una vez alcanzado el ecuador de la competición: suerte, decisiones arbitrales en uno y otro sentido, coraje, partidos que se escapan sin tener porqué y puntos caídos de nuestro lado porque sí, porque un equipo grande también juega a veces a manejar el azar, a darle la oportunidad de que la moneda caiga de nuestro lado.

Pasamos de la mano de Alemany y de Marcelino de un pretérito inperfecto a un futuro perfecto… e ilusionante.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter