Fútbol

CUANDO EL RÍO SUENA…

Que el Valencia está llevando a cabo una campaña impecable no es una noticia para nadie.

Que la afición está ilusionada como hacía mucho tiempo que no lo estaba, tampoco.

Que Marcelino está haciendo cada vez más grande al equipo es obvio.

Lo que sorprende es ver como, de un tiempo a esta parte, hay cada vez más jugadores que quieren vestirse de blanquinegro.

Andreas se ha hartado de decir – por activa y por pasiva – que Mourinho puede esperarle sentado, que él quiere ganar la Copa con el Valencia.

Vietto no dudó en sumarse al equipo en cuanto Marcelino le llamó.

Cancelo está deseando volver a Mestalla.

Incluso Coquelin se pagó un avión privado para llegar a tiempo de poder ser convocado por el entrenador si hace falta.

El dinero manda, y mucho, en el fútbol; pero tiene más peso el que un jugador quiera estar en un equipo, que desee jugar allí, que se implique en un proyecto; porque de ahí a sentir unos colores como suyos propios sólo hay un paso.

Así empezaron muchos  grandes.

No digo más…

Fdo. Un valencianista desinteresado

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter