Educacion

VENTAJAS DE TENER UN HIJO CON “MALA LECHE”

Pedro Hermosilla

Aunque a veces sea motivo de preocupación, no todo es malo en el mal humor de los niños  que tanto preocupa y desespera a padres y profesores. Un estudio realizado en la universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) saca a la luz estas conclusiones en favor de los niños con mal genio, señalando que tienen algunas ventajas sobre los más calmaditos.

1- El mal humor mejora la capacidad de juzgar a los demás (aunque sea para sacarle defectos).

2-Incrementa la memoria (no se dejan de “rumiar” las situaciones y además  les hace prestar mucha atención a los detalles).

3- La argumentación es uno de sus fuertes, lo que no deja de ser una ventaja para su vida de estudiante.

4-Se complican la vida, luego tienen un excelente entrenamiento a la hora de resolver situaciones complicadas.

5-Se cuestionan todo, en todo momento, lo que les da una capacidad de análisis muy potente.

De todas formas, todos los extremos son malos y desde esta universidad australiana también nos dan algunos consejos para suavizar el carácter.

1- Estimular al niño para que exprese las cosas con palabras y no con gritos y golpes.

2-Enseñarle a apartarse de las cosas que le irritan.

3-Esperar siempre a que se le pase el enfado para corregir su actitud.

4-Predicar con el ejemplo en lo que a los tres puntos anteriores se refiere.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter