Fútbol

FLORENTINO, ¡LAS MANOS QUIETAS CON GUEDES!

Leo con indignación que el Madrid quiere entrometerse en la negociación del Valencia y el PSG por Guedes.

Estamos muy acostumbrados a que los grandes hagan y deshagan a su antojo con total impunidad, a que fichen a aquellos jugadores que sobresalen en sus equipos con el fin de hacerse aún más fuertes,  para mayor gloria suya y de sus seguidores.

¡Olé sus narices!

Pero en esta vida, no todo sale gratis.

Uno no puede entrar como un elefante en una cacharrería para llevarse lo que le apetece, cuando le apetece y, sobre todo,… porque le apetece y pretender que todo el mundo le ría la gracia. Uno no puede destrozar plantillas y dejarlas con sus vergüenzas al aire porque sí. Uno no puede pescar en ríos ajenos y llevarse el mejor pez (para en muchas ocasiones sentarlo en el banquillo o defenestrarlo si así lo considera). Uno no puede hacer esas ni muchas otras cosas que hacen los grandes a día de hoy…

Porque lo único que demuestran actuando así es que les falta la grandeza de la que alardean. Porque dan una imagen chulesca y prepotente a los demás. Porque el fútbol es más esfuerzo y  trabajo que “chequera”. Porque para solucionar lo tuyo no puedes romper lo del otro. Los “porques” serían interminables…

Pero da igual, esas son leyes que ellos no entienden. Se sorprenden de que el resto del planeta futbolístico no los pueda ni ver a pesar de que actúan como depredadores con los demás. Son el ciego que no quiere ver, porque se ganan la animadversión del resto a pulso y, sin embargo, se sorprenden y se preguntan por qué.

Como si no lo supieran.

Así que, entre tú y yo, Florentino, te pido que le digas a los tuyos – incluidos tus “medios afines de comunicación” – que dejen de tocar los bemoles, que nos dejen tranquilitos a los valencianistas, que no necesitamos que venga nadie a reventar  nuestras negociaciones. ¡Pero si hasta Zidane ha dicho que no quiere a nadie!

¿A qué jugáis entonces? ¿A desestabilizar a los que están bien a golpe de talón? ¿A ver si, con suerte, provocáis una crisis? ¿A romper una relación de amistad entre dos amigos como Lim y Al-Khelaifi? ¿A llevaros a Guedes porque sois más guapos que nadie?

A eso no se le llama fútbol.

A eso se le llama ser “tocacojines”.

Y luego os extrañáis de que no os puedan ver por ahí…

Fdo. Un valencianista desinteresado

 

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter