BUÑOL, no sólo «la Tomatina»

Mucha gente se plantea el salir de su lugar de residencia habitual en estas fiestas de Navidad, aprovechando los muchos o pocos días de asueto que proporcionan las mismas, y cada vez es más corriente escuchar los comentarios de familiares y amigos expresando en voz alta los lugares a los que les gustaría dirigirse. Es curioso que, casi siempre, estos destinos están lejos, muy lejos, de su residencia. Hoy día, las comunicaciones, rápidas y seguras, permiten dirigirse a cualquier parte del mundo y no se tiene pereza. Nosotros, parte del equipo de redacción de INFORMAVALENCIA, también nos hemos planteado esta cuestión y hemos decidido visitar alguna localidad cercana, patear sus calles, hablar con los vecinos, conocer su cultura, admirar sus monumentos, y ya habrá ocasión para irnos más lejos. [mks_dropcap style=»square» size=»18″ bg_color=»#0000ff» txt_color=»#ffffff»]

En media hora, aproximadamente, nos plantamos en BUÑOL, perteneciente a la provincia de Valencia. Es una ciudad mundialmente conocida por uno de sus festejos, «La Tomatina», y menos por los muchos tesoros arqueolólogicos y artísticos que posee. Un poco de presentación «wikipédica»

.[/mks_dropcap] «Buñol​ (en valenciano Bunyol) es un municipio de la Comunidad Valenciana, situado en el interior de la provincia de Valencia, en la comarca de la Hoya de Buñol. Se sitúa a una altitud de 441 msnm y su población era de 9 618 habitantes en 2016. [mks_dropcap style=»square» size=»18″ bg_color=»#0000ff» txt_color=»#ffffff»] Se tiene constancia de poblamiento en la zona desde el Paleolítico, si bien el núcleo urbano data de época musulmana y surgió en torno al castillo.​ Buñol y toda su comarca se incorporó al Reino de Valencia a mediados del siglo XIII durante la conquista de Valencia.​ La expulsión de los moriscos (1609) supuso un grave quebranto demográfico y económico. La llegada del ferrocarril en 1887 fortaleció la industria papelera, que en el último tercio del XIX llegaba a doce fábricas, con una producción diversificada y con buena maquinaria.​ La industrialización ha seguido siendo fuerte en Buñol; en los década de los años setenta del siglo XX, el sector primario apenas suponía un 5% de la población activa, frente al 75% de la industria.​ Si bien el porcentaje industrial ha descendido recientemente a favor del sector servicios, la industria buñolense sigue siendo fuerte.[/mks_dropcap]

Iglesia de San Pedro Apostol

La localidad conserva un patrimonio arquitectónico de importancia, que incluye el castillo, la iglesia de San Pedro, la ermita de San Luis Bertrán y varias ventas del siglo XVII en adelante.​ El evento más conocido es «la tomatina», fiesta declarada de interés turístico internacional en 2002; se celebran también varios actos musicales y, como en muchas otras localidades valencianas, fallas.»

Después de visitar el castillo, nos dirigimos a la iglesia de San Pedro Apóstol, en dónde tuvimos la suerte de encontrarnos con una persona sumamente amable que se prestó a enseñarnos el Belén que él mismo construye desde el mes de septiembre de cada año. Nos cuenta Luis – así se llama nuestro personaje- que entró en la Parroquia de monaguillo a los ocho años, y a los 15 ya actuaba de sacristán. Actualmente se encuentra jubilado, pero asistiendo a su Parroquia a diario, que él considera como su propia casa. Muy amable, Luis nos dio toda serie de detalles acerca de la construcción del Belén, que se encuentra a disposición del público hasta el mes de Febrero. Merece la pena su visita.

Be the first to comment on "BUÑOL, no sólo «la Tomatina»"

Leave a comment

Your email address will not be published.