Cultura Fútbol Valencia

LOS “BEMOLES” DE LA CAMPEONA MUNDIAL DE AJEDREZ RIDICULIZAN AL MUNDO DEL FÚTBOL

Pedro Hermosilla

Anna Muzychuk,  campeona del mundo de ajedrez de nacionalidad  ucraniana, se niega a competir en los campeonatos de ajedrez  de partidas rápidas y relámpago a celebrarse en Arabia Saudí. Pone sus valores por delante de los tableros y declara que “Estoy dispuesta a defender mis principios y saltarme el evento, donde en cinco días esperaba ganar más de lo que consigo en 12 torneos juntos. Todo eso es molesto, pero lo más molesto es que casi a nadie le importa” y declara que no quiere “sentirse una criatura de segunda”.

Valiente postura, como valientes son todas aquellas que por principios perjudican de manera personal, profesional o económica (¡Cuántos  políticos tienen  que aprender de este tipo de posturas). Su hermana, ya lo hizo por las mismas razones en la Copa del Mundo celebrada en Irán, tampoco lo acudirá al los campeonatos mencionados (por cierto, milita en  un club de ajedrez de Paterna).

Los futboleros de medio planeta jugarán  en Catar en 2022…ahí lo dejo…incluso algunos se permiten darnos lecciones de democracia (Xavi Hernández) desde el país de los jeques y la nada más.

 

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter