Valencia

Sorprendente acontecimiento en Belén

Jerusalén.- 25 de Diciembre.-
(De nuestro corresponsal en Belén)

La noticia ha corrido como la pólvora entre los habitantes de esta pequeña ciudad del Estado de Israel. Unos pastores aseguran haber visto un niño recién nacido en una cueva cercana a la ciudad, tratando de confirmar que se trataba del Mesías, el Esperado, que habría de librar al pueblo israelita de la esclavitud.

Los sencillos pastores dicen haber visto una luz resplandeciente que envolvía la figura de un ángel, que les anunció el nacimiento de un niño, con el mandato siguiente: “Os ha nacido un Salvador. Id a adorarle”. Mientras discutían los pastores sobre si aquello era una visión, un sueño, una ilusión, los cielos se abrieron y un coro de angeles entonó una bella canción que, según ellos, decía: “Gloria a Dios y en la Tierra paz a los hombres de buena voluntad”.
Siempre según el relato de estos pastores, se les dio una señal para que pudieran llegar al lugar del nacimiento. Una estrella les guiaría hacía allí. Entre atemorizados y espectantes, los pastores siguieron el camino que les iba mostrando aquella estrella hasta que ésta se posó sobre una humilde morada, en la que encontraron a un niño recién nacido, acompañado de sus padres y de algunos animales del establo, que aportaban calor a la estancia. Le ofrecieron unos presentes y corrieron al pueblo a contar lo que habían visto.
Hoy no se habla de otra cosa en Belén, y sus habitantes se preguntan si será verdad qué por fin ha llegado el Mesías. Al menos eso es lo que profetizó el profeta Miqueas, siglos antes.
Seguiremos informando, pues la noticia se está extendiendo rápidamente entre los habitantes del pueblo israelita.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter