El Arte de Escribir Valencia

LA CONCEPCIÓN

EL ARTE DE ESCRIBIR

La concepción.

 
Es éste, acaso, el momento más grato del proceso creador. Y surge, a veces, en los más inesperados momentos de la vida. Es lo que suele llamarse también “inspiración», que otros dicen “intuición».
De pronto, cuando menos lo esperamos, un suceso cualquiera de nuestra propia vida o de la vida en torno, enciende en nosotros la chispa de la inspiración; intuimos, es decir, vemos como de golpe la esencia de un relato. Acuden a la mente las imágenes, más o menos felices, las frases, más o menos certeras. El principio y el final del relato suelen aparecer entonces con gran vivacidad.

Estamos viviendo nuestra narración, contándonosla a nosotros mismos. Esta grata creación mental exige un esfuerzo inmediato: tomar pluma y papel y anotar el esquema del relato intuido, concebido en unos momentos de fertilidad. Si, por pereza o imposibilidad, dejamos “para luego» este trabajo, es muy posible que la narración muera apenas nacida o que languidezca sin fuerza, sin la jugosidad y gracia de su nacimiento.

Otras veces la inspiración no viene por sí sola, como “dictada por los dioses», sino que acude a nuestra llamada, tras un período, más o menos largo, de concentración, de esfuerzo mental.

En suma, cada artista creador podría damos su propia fórmula creadora. Y todas serían legítimas y aceptables porque se trata de un problema personalísimo.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter