LA CONCEPCIÓN

EL ARTE DE ESCRIBIR

La concepción.

[mks_pullquote align=»left» width=»350″ size=»18″ bg_color=»#0000ff» txt_color=»#ffffff»] 
Es éste, acaso, el momento más grato del proceso creador. Y surge, a veces, en los más inesperados momentos de la vida. Es lo que suele llamarse también «inspiración», que otros dicen «intuición». [/mks_pullquote]
De pronto, cuando menos lo esperamos, un suceso cualquiera de nuestra propia vida o de la vida en torno, enciende en nosotros la chispa de la inspiración; intuimos, es decir, vemos como de golpe la esencia de un relato. Acuden a la mente las imágenes, más o menos felices, las frases, más o menos certeras. El principio y el final del relato suelen aparecer entonces con gran vivacidad.

Estamos viviendo nuestra narración, contándonosla a nosotros mismos. Esta grata creación mental exige un esfuerzo inmediato: tomar pluma y papel y anotar el esquema del relato intuido, concebido en unos momentos de fertilidad. Si, por pereza o imposibilidad, dejamos «para luego» este trabajo, es muy posible que la narración muera apenas nacida o que languidezca sin fuerza, sin la jugosidad y gracia de su nacimiento.

Otras veces la inspiración no viene por sí sola, como «dictada por los dioses», sino que acude a nuestra llamada, tras un período, más o menos largo, de concentración, de esfuerzo mental.

En suma, cada artista creador podría damos su propia fórmula creadora. Y todas serían legítimas y aceptables porque se trata de un problema personalísimo.

Se el primero en comentar on "LA CONCEPCIÓN"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*