Actualidad Educacion Valencia

EL MAGO DE LA EDUCACIÓN

Luis G. del Real

En un momento en que lo que priva es lo inmediato y se huye del esfuerzo, para conseguir captar la atención de nuestros alumnos, para motivarles a aprender, está cada vez más claro que los educadores tenemos que echar mano de todos los recursos a nuestro alcance, tenemos que “sacarnos un conejo de la chistera” que consiga atrapar su interés hacia las áreas que impartimos.

Eso es lo que parece haber pensado también Xuxo Ruiz Domínguez, profesor de primaria en el centro San Sebastián de Albaida del Aljarafe, de Sevilla; sólo que, en su caso, lo del conejo y la chistera es literal.

Este docente utiliza la magia y la ilusión como sus principales vehículos didácticos en el aula, con el objetivo de mejorar la concentración, el comportamiento y los resultados académicos de sus alumnos; y eso le ha valido estar preseleccionado para ganar el “Global Teacher Prize 2018” -considerado como el premio Nobel de la enseñanza- junto a otros 49 candidatos elegidos de entre 40.000 nominaciones y solicitudes de 173 países.

Xuxo afirma que el uso de trucos y el ilusionismo hacen gracia a los alumnos, les motiva y fomenta su creatividad.

Ahora bien, este humilde profesor que escribe -y que de magia sabe poco- se hace una reflexión personal y que no aspira a ser nada más que eso: “Qué bonito sería conseguir que nuestros chavales quisieran aprender por el simple hecho de que les encantara lo que impartimos, sin artificios, sin trucos…”

Con todo, mientras lo conseguimos, habrá que seguir inventando maneras de despertar sus mentes.

Enhorabuena, Xuxo.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter