Educacion Valencia

EL TUFILLO MASOCA DE LAS EVALUACIONES

Pedro Hermosilla

No sé si os pasa a vosotros, compañeros, pero cada vez que paso por una evaluación llego desesperado a casa y con ganas de ahorcarme desde el primer cajón de la cómoda (porque una cosa es colgarse y otra es realmente hacerse daño). Me invade la zozobra y me rodea un tufillo a fracaso del que me es casi imposible desembarazarme. Cada vez se instala más  en mí la idea de que un masoquismo exacerbado es intrínseco a la actividad docente, como si fuera una asignatura troncal del grado de magisterio.

Entiendo y comparto que hay que analizar y valorar errores y fracasos en las evaluaciones, dado que eso nos hace avanzar y mejorar con las propuestas de mejora. Pero me sabe a cuerno quemado que apenas se les dedique tiempo a los alumnos excelentes, a los héroes del pupitre,  a los líderes del esfuerzo, la chispa y el talento.

Lo cierto es que ellos triunfan con nosotros, o a veces a pesar de nosotros, y  lo tienen todo en contra: compañeros disruptivos, profesores muchas veces desmotivados, una sociedad de pazguatos  televisados y televidentes, unas leyes educativas que parecen escritas por  grillos y unos valores estrictamente basados en el postureo y el parné.

Por ellos levanto mi copa y brindo al sol de la excelencia. Reclamo un sitio destacado para ellos en las evaluaciones, un pódium de admiración; porque su buen hacer y su buen ser nos motiva y nos ilumina.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter