Fútbol Valencia

SI CRISTIANO FUERA CHÉ… (NO ES UN ARTÍCULO MERENGUE)

El Murciégalo

Ya sé que no lo es, y tal y como van las cosas pues tampoco nos hace falta pagar una millonada de sueldo por un señor como él. Después de la gansada que soltó  con motivo del “Balón de Oro”, eso de  “Soy el mejor jugador de la historia del fútbol”, le han llovido por todos lados menos por la vertiente merengona (ambas cosas lógicas… hasta cierto punto). Eso me ha llevado a una reflexión: ¿No hay ningún madridista que se haya dado cuenta de tamaña sandez?;  y también, ¿si Cristiano fuera de los nuestros, defenderíamos sus declaraciones?

Digo sandez porque no se puede medir como objetivo un criterio que es manifiestamente subjetivo. ¿Quién es la más guapa de la fiesta? ¿Cuál es el plato más exquisito de la gastronomía valenciana? ¿Quién es el mejor jugador de fútbol  de la historia? Todas estas cuestiones entran en la misma categoría y nunca tienen respuestas de valor absoluto.

Otras como: ¿Quién ha marcado más goles? ¿Ha dado más asistencias? ¿Ha ganado más títulos?… sí tienen respuestas verificables.

Cristiano, hijo mío, lo tuyo es el fútbol; abandona eso de la semántica y la sintaxis.

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter