El Arte de Escribir Valencia

EL COMIENZO DE LA NARRACIÓN

    EL ARTE DE ESCRIBIR

    DESARROLLO DE LA NARRACION

    El comienzo.

    Narrar -hemos dicho- es contar una cosa, un suceso, con habilidad, de modo que mantengamos constantemente la atención del lector.
    Tal habilidad ha de manifestarse desde las primeras líneas. Por ello se recomienda «no empezar por el principio, sino por el medio, en un momento interesante, emotivo, intrigante; lo que precede lo iremos dando después; disimuladamente, cuando sea necesario. “La primera escena tiene que ser de las más interesantes». Conviene, pues, despertar la curiosidad del lector desde el primer momento. Y esta curiosidad puede despertarla un suceso o una persona extraña, o un paisaje exótico, misterioso; algo, en suma, que provoque en el lector una interrogante: «¿qué será esto?, ¿qué va a pasar aquí?»

    Este procedimiento de empezar por una escena sugestiva es el que siguen casi todos los autores de novelas policíacas y el que impera en la información periodística. Pero lo «sugestivo» no quiere decir que sea indispensable siempre «empezar por el medio». Lo que importa es que el principio sea bueno, que cada palabra, según hemos dicho en otra ocasión, «esté preñada de sentido». El tema inicial puede ser … cualquier cosa: una escena dramática o humorística, un paisaje, el gesto de un hombre, una reflexión moral relacionada con el tema o idea que se va a desarrollar. Todo depende de la fuerza que el narrador sepa dar a este arranque.

    Se puede empezar describiendo una nariz “Erase un hombre a una nariz pegado-, érase una nariz superlativa ..”, o la propia mano, temblorosa, del escritor en trance de narrar algo que «sangra» por su pluma.

    «Uno de los más importantes factores en los relatos o cuentos breves -escribe Fiswoode Tarleton- es la oportunidad, que debe ser observada principalmente al principio de la narración. Exactamente como en la vida real hay personas que hablan y hablan para dar detalles innecesarios de lo que tienen que decir, del mismo modo hay escritores que aburren a sus lectores por extenderse desmesuradamente al principio, antes de entrar en materia. Los elementos de una historia breve deben ser condensados en breve espacio. Los propósitos se malogran si se procede como en la novela, que no tiene límites para sus creaciones … Precisamente porque tiene el espacio limitado, el autor de trabajos cortos no puede ser generoso en detalles para iniciar su relato. Tiene que empezar exactamente en el momento en que empieza la acción que interesa.»

    print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter