El Arte de Escribir Valencia

LA PREPOSICIÓN “DE”

EL ARTE DE ESCRIBIR
LA PREPOSICIÓN
“DE”
Esta preposición indica:
Posesión o pertenencia:el libro DE Juan; el sombrero DE Luisa; el
azul DEL cielo; el poder DEL Rey.
Materia:reloj DE oro; puente DE piedra.
Asunto:libro DE Botánica.
o Cualidad:hombre DE genio.
o Número (anticuado):dar DE palos.
Origen o procedencia:vengo DE casa; desciende DE ilustre familia.
o Modo: .caer DE espaldas.
o Tiempo:es DE noche.
Aposición:la calle DE Alcalá.
o Realce de una cualidad:el idiota DE Pedro.
o Condición (ante un infinitivo): DE haber estado allí, lo hubiera visto.
USO INCORRECTO DE “DE”.
Se ocupa DE visitar. Por:Se ocupa EN visitar
Regalos DE señora. Por: Regalos para señora .
De consiguiente.Por: Por consiguiente.
Diputado DE las Cortes: Por «diputado a Cortes».

El dequeísmo es el mal uso de la forma de que, y el queísmo, la supresión de una preposición en los casos en que es necesaria.
Contrariamente a lo que la mayoría de las personas supone, los casos en los que es imprescindible utilizar la forma “de que” son más numerosos que los que no aceptan su uso; pero aquellos donde es incorrecto son más frecuentes y, sobre todo, más evidentes.
Muchos individuos suelen omitir de manera sistemática el uso del de que para evitar caer en el fallo lingüístico del dequeísmo, sin advertir que están cayendo en el queísmo.
Usos del “de que”
Cuando la oración principal es completada por una oración subordinada.
-Por ejemplo, la oración estoy convencido de que es verdad: la llamada oración principal es estoy convencido de y la oración subordinada es que es verdad, entonces hay que recordar que cuando la oración principal contiene la palabra de en su pregunta, la respuesta será invariablemente de que.
Queda claro que cuando de no forma parte de la oración principal, tampoco deberá aparecer en la respuesta, ya que, en caso de hacerlo, se caerá inevitablemente en el dequeísmo, como lo demuestra el ejemplo:Pienso que tienes razón. ¿Qué pienso? Pienso que tienes razón. Estaría mal dicho, por tanto,“Pienso de que tienes razón”.
Verbos que requieren la presencia de la preposición de
• Me enteré de que te vas.
• Nos alegramos de que sea así.
• La persuadieron de que no fuera.
Verbos que admiten ambas formas: de y de que
• Dudar: Dudo que sea verdadero o dudo de que sea verdad.
• Advertir: Te advierto que no lo hagas o te advierto de que no lo hagas.
• Olvidar: Olvidé que tenía que ir u olvidé de que tenía que ir.
• Asegurar: Se aseguró que no lo seguían o se aseguró de que no lo seguían.
Ejemplos que llevan de que
• Estoy seguro de que vendrán.
• Tuvimos la certeza de que era el hombre indicado.
• Está convencido de que lo engañaron.
• A pesar de que te advertí.
• El hecho de que seas mi amigo no te autoriza.
• El libro tiene la aspiración de que los lectores lo encuentren útil.
Frases erróneas
• Pienso de que merecimos ganar.
• Sostengo de que mi defendido es inocente.
• Será necesario de que nos ayuden.
• Les prometo de que cumpliremos.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter