Educacion Valencia

NOS ZUMBAN CADA 32 HORAS, ¿QUÉ VAIS A HACER, MAJETES?

Pedro Hermosilla

Señores políticos que estáis dándole vueltas a las vueltas a las vueltas de la reforma educativa (otra más, hagan hueco): resulta que según ANPE (y deben ser más, porque vamos a exponer los datos que ha recogido solamente este sindicato a través de su plataforma “Ayuda al Profesor”), nos zumban -o nos amenazan- a uno de nosotros más o menos cada 32 horas. La mayoría de nosotros estamos aquí por vocación, y por esa misma razón estudiamos lo que estudiamos y nos mantenemos donde nos estamos.

Pero la mosca que zumba detrás de nuestras orejas ya va tomando dimensiones paquidérmicas, y empezamos a estar hasta más allá de la hartura de que nuestras quejas sean contestadas con una sonrisa de cartel electoral  y con una promesa que se autodestruye apenas es pronunciada. Eso si no se marcan un discurso simplista, vacuo y pretendidamente pedagógico. Sí, ustedes que no saben de qué color es una tiza, o la mancha de aceite del bocata de atún que te dejan todos los recreos los polluelos en el camal del pantalón o en la falda de la camisa.

Así pues les rogamos encarecidamente que tengan en cuenta estos datos antes de pastelear con cuotas de trasferencias, nuevos tsunamis de documentos que hayamos de rellenar y planfiladas de ese estilo. O si lo consideran más oportuno, que nos den clase de kungfú, fugitsu o mitsubisi para que, si lo estiman conveniente, detengamos  los bofetones.

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter