Valencia VALENCIA CF 100

VALENCIA, DÉJALOS QUE LLOREN

El Barça es el enemigo a batir. Nadie lo discute. A día de hoy, el equipo catalán es el mejor de la Liga, los resultados están ahí para atestiguarlo. Los números no mienten.

Pero parémonos un poco y analicemos todo fríamente.

Los blaugranas están nerviosos.

Sirva como muestra de ello que llevan toda la semana quejándose de la sanción a Piqué – que impedirá a éste enfrentarse al Valencia el próximo domingo. Podríamos discutir sobre si la amarilla que le sacaron el otro día era justa o no, pero de lo que no puede haber duda es de que sus posteriores protestas y comentarios le hubiesen supuesto a cualquier otro jugador de cualquier otro equipo “menor” un castigo ejemplar que a él se le perdonó (por ser vos quien sois). Sin embargo, el Barça es mucho Barça y las cosas son así, ¿qué le vamos a hacer? Lo paradójico no es esto sino que, siendo el club que es, plantee la ausencia de Gerard como poco menos que un desastre; porque, vamos a ver, decir que el Barça se viene abajo en cuanto le “falla” un jugador de los fijos sería como decir que el equipo se sostiene “con pinzas”; y eso, la verdad, no hay quien se lo crea.

En mi opinión, lo que sucede es que el equipo catalán ya está poniendo excusas anticipándose a lo que pueda pasar el domingo, no vaya a ocurrir que el Valencia le toque un poco la “rachita”. Y eso es de agradecer, sinceramente. Que un club como el Barcelona nos respete hasta ese extremo es fabuloso, que proteste a los árbitros por una “decisión equivocada” es excitante, y que considere que viene a Mestalla en inferioridad de condiciones es casi orgásmico.

Pero ojo, tendremos que hablar también de lo nuestro.

Nosotros tampoco tendremos a Murillo en la defensa. Se ha lesionado. La diferencia es que aquí no pasa nada. El nuestro es un equipo de jugadores, no de estrellitas. Si falla uno, otro lo suple y punto. Además, tampoco estará en el campo nuestro entrenador. Y  todo porque Marcelino se quejó acerca de una jugada que tenía que ver con la propia lesión de Murillo.

Pero repito: no pasa nada, no somos quejicas. Dejaremos los lloros para otros que creen que así se consigue más que jugando en el campo. Mientras tanto, nosotros seguiremos a lo nuestro, haciendo equipo, haciendo fútbol, haciendo posible lo imposible.

Y que lloren.

Fdo. Un valencianista desinteresado

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter