El Arte de Escribir Valencia

TIPOS DE COMENTARIO

TIPOS DE COMENTARIO.

Existen cuatro tipos fundamentales de comentario editorial:

INFORMATIVO: en este tipo de comentario lo esencial son los hechos escuetos y precisos. Su forma debe ser de tipo narrativo-expositiva.

INTERPRETATIVO: en el que, además de los hechos, se agregan otros elementos -causa o efectos- relacionados con esos hechos para valorarlos a la luz de la razón. En este tipo de comentario, el escritor se dirige a la comprensión del lector.

CONVINCENTE: el escritor se lanza ahora por los caminos de la dialéctica. Intenta arrastrar al lector, llevarlo de la mano hacia la verdad que se impone como indiscutible. Convencer es (con vencer es modelar el pensamiento· del lector y, cuando sea preciso, llegar incluso al mundo de sus sentimientos, lo que vulgarmente se dice «tocarle al corazón».

INDUCTIVO: es el más eficaz de los comentarios, aunque también el más difícil. Como ha dicho un especialista en la materia (2); si la noticia es la raíz, el comentario es la flor, pero la acción que de ello se deriva será el fruto. La tarea se complica porque si queremos inducir a la acción -remediar la injusticia, «desfacer un entuerto-, hay que poner en juego todos los resortes de la humana psicología: el instinto, el sentimiento, los intereses y las convicciones del lector. En suma, hay que mover la voluntad. Este tipo de comentario resume todos los anteriores y es el más efectivo de todos.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter