Educacion Valencia

LA RUTINA DEL AGUACATE (UNA BOMBA)

Pedro Hermosilla

 

Le llamamos la “Rutina del Aguacate” debido que con el primer alumno que la pusimos a prueba fue lo que representó. Hoy en día son múltiples las variaciones y cambios que ha sufrido, casi una por alumno. La cuestión es que el niño separe la comprensión de un texto en tres niveles:

-El primero:( lo que vendría a ser el hueso del aguacate) el niño resume el texto en un “Topic” en una idea, simple y que resuma de la manera más completa posible el espíritu de lo leído.

– El segundo:( la pulpa del aguacate) el niño va enumerando las ideas secundarias  a modo de “flashes” de información.

El tercero:(la piel del aguacate) se trata de, una vez asimilada la  lectura, reflejar las ideas propias sacadas de esa asimilación, las sensaciones…es el componente más activo y por lo tanto el más importante de los tres.

 

Una vez completados los tres niveles, se procede a decorar y convertir ese pequeño trabajo de comprensión, asimilación  y producción en algo estéticamente llamativo y del gusto del pequeño, hacerlo suyo.

Nos sorprendió el resultado del nivel de asimilación de textos que tiene esta rutina, una vez lo medimos.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter