El Arte de Escribir Valencia

EL COMENTARIO (I)

"MENINA", Obra del Pintor Juan Colón.

EL ARTE DE ESCRIBIR

EL COMENTARIO (I)

Sin pretensiones filosóficas ni intenciones humorísticas, podría afirmarse que el hombre es un ser que comenta. Comentar es actitud humana. consecuencia de nuestra naturaleza racional. “Comento. luego existo”. podría decirse a lo Descartes. Porque comentar. a fin de cuentas, es poner en marcha el pensamiento, “razonar sobre lo dado”. que diría un profesor de Filosofía. El comentario es la reflexión -reflejo en nuestra mente- del mundo, de la vida, del contorno, de lo que “está ahí”- seguiría diciendo nuestro imaginario profesor. Es, en suma, el enfoque personal, la luz que se proyecta sobre el cuadro y da vida al color.

El hombre, pues, comenta naturalmente, por propio impulso de su naturaleza racional. Como las plantas transforman, por las “fotosíntesis”, la energía solar en savia vital, así el hombre, al comentar, transforma los hechos, los sucesos (y hasta los pensamientos de otro) en sustancia propia.

Pero el comentario, además de “fotosíntesis”, es también -permítase la expresión- “fotoanálisis”. Descomposición y resumen. Se descomponen – las cosas al analizarlas, para luego componerlas nuevamente. Así el pintor, frente al paisaje, lo mira, lo estudia, lo descompone -y lo analiza, para después volver a darlo a luz, compuesto ya según su visión personal. en el cuadro y sobre el lienzo.
Dicho en pocas palabras: las notas esenciales de todo auténtico comentario son: el análisis científico y la síntesis artística.
Actitud humana el comentar; sí, todos comentamos; pero no todos lo hacemos igual: ni en extensión ni en intensidad. De la simple glosa en una frase, especie de “greguería” aguda, al desarrollo completo de una idea, media un abismo que es preciso salvar sobre el puente del saber y del conocimiento.

Porque la auténtica cultura, ese convertir lo que aprendimos en “carne y sangre” nuestra, es lo que nos transforma en auténticos comentaristas. Lo demás, será divagación más o menos atinada, pero no es comentario. No quiere decir esto que el comentario dependa sola y exclusivamente de la cultura; pero sí que la agudeza es una cosa y la sabiduría otra.
Ahora bien, no se crea -por lo expuesto- que basta el saber para bien comentar. El comentario técnico, escrito -tal como lo entendemos aquí-, no depende solamente de nuestros conocimientos. En toda ciencia, por muy modesta que ésta sea, hace falta el método. Y ese método o camino para comentar correctamente es el que vamos a estudiar a continuación.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter