Actualidad Valencia

¡HASTA LUEGO, CHIQUITO!

¡HASTA LUEGO, CHIQUITO!

Tú hubieras dicho, “hasta luego, Lucas”. Pero hoy, a pesar de que no estamos de bromas por tu marcha, queremos despedirte a ti, al tiempo que te decimos que tú te has marchado de esta Tierra, pero no de nuestro corazón. Ese vocabulario casi infantil e inocente que nos has dejado como herencia, servirá para mantener vivo tu recuerdo. Te tendremos siempre con nosotros, Chiquito; al igual que tú seguirás pensando en tu Málaga querida, en tu Andalucía del alma, en la España de tus amores. ¡Suerte tienen en el Cielo! Dicen que allí no existe la tristeza, pero lo que está claro es que desde hoy siempre habrá una permanente sonrisa.

Han echado en cara a las autoridades civiles que no te hayan concedido una mínima condecoración, por tu aportación a la cultura y, más que nada, por ser el rey del humor inocente y fino. No te preocupes. Ahora tienes todas las nuestras. Unas medallas en forma de corazón construidas con el metal más preciado y fino que existe: el cariño y el aprecio de todos nosotros.

Chiquito, no descanses en paz ni en nada. Sigue con tu guerra contra la tristeza y permanece siempre entre nosotros. Ahora sí, ahora sí: “¡Hasta luego, Lucas!”

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter