El Arte de Escribir Valencia

CONDICIONES DE LA CRÍTICA

EL ARTE DE ESCRIBIR

Condiciones de la crítica.

Veamos ahora las condiciones que ha de reunir la crítica para cumplir científicamente su cometido:

La crítica ha de ser ponderada y justa. Hace falta, pues, un criterio valorativo. La crítica impresionista, más o menos irreflexiva, no es verdadera crítica, sino interpretación personal que puede caer en la arbitrariedad.

2.° El crítico ha de evitar la tendencia al elogio y la inclinación a la dureza. Ni la loa ni la sátira mordaz son auténtica crítica. El crítico blando, fácil para el elogio, no orienta al lector. Tampoco conviene la excesiva dureza. No todos somos genios, ni puede pedirse siempre al hombre la suma perfección en todo lo que hace. La crítica excesivamente dura puede esterilizar la facultad creadora, sobre todo en el autor novel.

3.° La crítica ha de ser fielmente informativa. El lector quiere saber si aquello que se critica es bueno o malo y por qué. Los comentarios eruditos sobran en la crítica. La crítica científica ha de ser también demostrativa, sin caer en la pretensión matemática. En el mundo del espíritu hay muy pocos valores absolutos.

4.° Procúrese siempre un tono respetuoso y ecuánime. El estilo mordaz, el reírse de las cosas que criticamos, sólo está permitido cuando la ínfima calidad de la obra criticada así lo exijan. La mejor demostración de que algo es rematadamente malo es la caricatura, el remedo humorístico, la parodia, en suma, de lo criticado.

5.° El estilo en la crítica ha de ser denso, preciso, ágil y claro. Nada de erudición pedantesca. No se valora con comentarios más o menos librescos, sino con demostraciones.

6.° Al crítico han de exigirse: madurez, espíritu reflexivo, especialización (es decir, experiencia y conocimiento de la materia que se crítica) y serenidad de juicio; el hombre fácilmente impresionable es mal crítico; el humor del momento no es buen consejero.

7.° La crítica, en suma, ha de ser analítica y sintética. Se analiza aquello que se juzga, valorando sus elementos. Después (o antes) se sintetiza nuestra opinión, del modo más ponderado, justo e impersonal posible.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter